LEED GREEN Associate   LEED GREEN Associate

 

mundoverdearquitectura

Español(Spanish Formal International)English (United Kingdom)

Screen

Profile

Direction

Menu Style

Cpanel

Arquitectura Solar Pasiva (Bioclimática)

 

Passive Architecture

COMO HACER QUE UNA VIVIENDA SEA, ADEMÁS DE BONITA,
AHORRADORA Y MUY CONFORTABLE

 

Imagínese una casa que se mantiene fresca en verano y cálida en invierno, que sigue siendo agradable durante todo el año con sólo poca necesidad de sistemas de calefacción o aire acondicionado. Una casa diseñada de una manera tan inteligente que se aprovecha del sol pasivamente cuando sea necesario y lo expulsa de una manera limpia cuando no se desea. Sin apenas costes para la energía. El respeto de la naturaleza. Así también es la casa solar pasiva o bioclimática.

La arquitectura bioclimática o arquitectura solar pasiva es la fusión de los conocimientos adquiridos por la arquitectura tradicional a lo largo de los siglos con las técnicas más avanzadas en el confort y en el ahorro energético. El objetivo de la misma es cubrir las necesidades de sus habitantes con el menor gasto energético, independientemente de la temperatura exterior, para lo cual se diseña la edificación con el doble fin de ganar todo el calor solar posible (cuando se desea) y evitar las pérdidas de calor (o las ganancias, en verano). Para ello, se trata de estudiar a conciencia tanto el diseño de la edificación como los materiales a utilizar con miras a dar origen a una edificación ahorradora y muy confortable. La arquitectura moderna aporta el concepto de eficiencia y simplicidad en la distribución interior, suprimiendo pasillos, bajando los techos, y optimizando la colocación de los elementos de la cocina, con lo que se gana en comodidad interior, pero ha sufrido un empeoramiento en otros ámbitos. La diferencia entre la arquitectura moderna y la arquitectura solar o bioclimática, es que la primera necesita enormes cantidades de energía que viene de lejos para calentarse, enfriarse, iluminarse o calentar agua, mientras que la casa solar pasiva está integrada en su ambiente, necesita poca energía y ésta la obtiene del medio, fundamentalmente del sol. ¿Cómo conseguir esto? Mediante el aislamiento, dimensiones razonables, orientación, aberturas adecuadas y aprovechamiento de los recursos y la energía del entorno. Una casa bien aislada pierde la mitad de calor, y si está bien orientada y con aberturas convenientes aprovecha 3 veces más la energía que una casa convencional, con lo que sumados ambos conceptos, es posible gastar 6 veces menos energía que una casa convencional.

Los requisitos siguientes pueden aplicarse a todas las construcciones nuevas, (algunos de ellos también pueden ser útiles en las construcciones ya existentes):

- Adaptación al lugar: Hoy en día se desprecia esta adaptación, pero ello obliga a enormes gastos energéticos innecesarios. Tradicionalmente, en el Sur, se construía con miras a expulsar el sol (patios interiores, fachadas blancas reflectantes del sol, pocas ventanas al sur...), mientras que en el Norte se levantaba la vivienda para huir de la humedad, o se acristalaban los balcones al sur para atrapar el escaso y deseado sol.

Escaleras- Orientación: En una casa bioclimática que ambicione el calor en Invierno, la fachada principal de la casa mirará al Sur, siendo en esa dirección en la que más superficie se expondrá al sol. El sol del verano no perjudicará a una casa bioclimática. Si se trata de una zona calurosa, incluso en Invierno, los ventanales y aberturas mayores se abrirán mirando al Norte.

- Los grandes huecos (ventanas, balcones, grandes puertas) deben mirar hacia el Sur. Es la parte más soleada, por lo que la aprovecharemos para obtener todo el calor pasivo posible (este sol que entra en la casa, además de calefactar, sanea el ambiente y quita humedades). Dentro de la casa aseguraremos una buena masa térmica (almacenadora del calor que permitimos entrar en Invierno, como son las plaquetas, muros de ladrillo, etc). Al Este, al Oeste, y sobre todo al Norte las ventanas deberían ser pocas y pequeñas (para evitar pérdidas de calor). Las pequeñas ventanas al Norte facilitarán la refrigeración natural en Verano. Las contraventanas, persianas y toldos evitarán la entrada del sol en Verano. Un porche en toda la cara sur, así como tejadillos sobre las ventanas de las dimensiones adecuadas evitarán la entrada del sol en Verano, pero la permitirán en Invierno, (debido a la diferente altura del sol en dichas estaciones).

- Aislamiento óptimo: todas las paredes, así como suelo y techo deben disponer de un doble muro, con una cámara de aire y una buena capa de aislante entre ellos. El aislante, que podría ir al exterior o al interior de la vivienda, deberá ser de alta densidad y ecológico para evitar que desprenda emanaciones tóxicas dañinas para los moradores (la paja prensada y convenientemente tratada o el corcho natural son de las opciones más económicas y ecológicas, y sobre todo más sanas disponibles). Las ventanas dispondrán de doble cristal y de persianas con aislante interior, o se recurrirá a contraventanas interiores de madera. Unas cortinas interiores gruesas también ayudan a evitar la entrada de calor en verano (o la pérdida de éste en Invierno). Un pequeño vestíbulo o separador entre la puerta de entrada y el resto de la vivienda servirá de retención de la climatología exterior. Los toldos pueden ayudar como complemento, dado que pueden abrirse o cerrarse a gusto.

- Calefacción por suelo radiante: Equivalente a la tradicional gloria ( y su nombre lo indica todo) consiste en colocar tubos en serpentín por el suelo de toda la vivienda (encima de una capa de aislante y bajo el acabado del piso). Dichos tubos harán la función de los radiadores y por ellos circulará el agua calentada por cualquier sistema (incluso por energía solar), con la ventaja de que 30º C a lo sumo caldearán perfectamente la vivienda (mientras que un radiador requiere agua a 80ºC para llegar a calentar). Este sistema se traduce en un mayor confort para los usuarios (dado que el calor sale por la parte más fría de la casa el suelo y el calor tiende a subir por simple física natural) y supone un reducidísimo gasto en energía (prácticamente gratuito si el sistema de calefacción es energía solar térmica).

- Refrigeración Natural: La casa bioclimática tardará mucho más tiempo en calentarse que una convencional (debido a su diseño, al aislamiento y a que se impide la entrada del calor indeseado de forma radical). Las intencionadas aperturas  al norte, posibilitarán la entrada de aire fresco, que anulará el calor generado y que podrá potenciarse con simples ventiladores eléctricos, de un consumo minúsculo. Por la noche, la circulación natural del aire refrescará la casa manteniendola así durante prácticamente todo el día siguiente.

PalapasEn la parte norte es recomendable la plantación de vegetación con un doble fin de amortiguar los fríos vientos del norte en invierno y el crear un ambiente fresco en verano, que ayudará a refrescar la vivienda.

Donde las circunstancias lo permiten, una bodega excavada en la tierra también puede ser aprovechada para refrescar, como foco frío, a través de sistemas naturales o mecánicos.

- Estudio Geobiológico: Previo a la edificación que nos garantice que el terreno sobre el que se construirá está libre de radiaciones nocivas, tanto artificiales como naturales (corrientes subterráneas de aguas, redes de Hartmann, tendido eléctrico de alta tensión, etc.). De igual modo, se estudiará cuidadosamente la instalación eléctrica y los electrodomésticos utilizados para anular o minimizar los efectos de la contaminación electromagnética.

- Energías ecológicas: Suelen acompañar a la casa solar o bioclimática. En una edificación diseñada para ahorrar dinero en energía es interesante invertir en un calentador solar de agua, que ahorrará la mayor parte de la electricidad o el gas que se utilizará para tal fin en los próximos 15 años. Los costes en calefacción serán notablemente menores, y si además colocamos colectores solares térmicos, prácticamente nulos. La electricidad solar fotovoltaica es razonable en una casa ecológica, en términos económicos, si la vivienda dispone ya de red eléctrica convencional será interesante la conexión fotovoltaica a red, con la ventaja de poder acumular el excedente energético en la red de la compañía eléctrica en condiciones ventajosas para el usuario.

Además de las energías renovables, una casa bioclimática aumentará el ahorro utilizando electrodomésticos de alta eficiencia energética y de agua, etc., así como se iluminará con bombillas de alto rendimiento o Led.

- ¿Y en cuanto a dinero?: La casa solar pasiva (o bioclimática) tiene un incremento del coste entre un 5 y un 10% sobre el coste habitual, debido a la mayor calidad térmica y sanitaria de los materiales y a una mayor estanqueidad y aislamiento de la vivienda, pero permitirá ahorros de un 80% en calefacción, refrigeración, iluminación, haciendo la vivienda más sana y agradable además de más respetuosa con la naturaleza.

La casa solar pasiva es aplicable a toda nueva construcción, sea vivienda unifamiliar o bloque de edificios y tan sólo requiere que el planeamiento urbanístico municipal tenga en cuenta el derecho a disfrutar del sol de las edificaciones futuras, con una distribución de las calles de acuerdo a una lógica y no de forma aleatoria o bajo intereses especulativos ajenos al bien común.

Algunos de las técnicas de la arquitectura solar pueden aplicarse en las edificaciones ya existentes, pero con resultados menos espectaculares.

Hoy, en un mundo con recursos energéticos limitados, es imprescindible aprovechar todos los medios a nuestro alcance para satisfacer nuestras necesidades al menor coste. La arquitectura solar pasiva permite que su casa sea, además de segura y bonita, ahorradora y muy confortable. Antes de comprar su vivienda, exija que las características anteriores hayan sido tenidas en cuenta; y antes de construir, exija de su arquitecto los conocimientos necesarios para que su vivienda pueda ahorrarle un 80% de sus facturas energéticas, hágalo por usted, por su familia y, por qué no, por la naturaleza.

Imagínese una casa que se mantiene fresca en Verano y caliente en Invierno; que permanece agradable todo el año sin apenas recurrir a sistemas de calefacción o refrigeración. Una casa tan inteligentemente diseñada que aprovecha el sol de forma pasiva cuando se necesita y que lo expulsa limpiamente cuando no es deseado. Sin apenas gastos energéticos. Respetuosa con la naturaleza. Así es la casa solar pasiva o bioclimática.